Quienes Somos

IMG_4856

La fincaFinca Marisánchez

Una de las propiedades más bellas e idiosincrásicas de la parte meridional de La Mancha.

Situada en el histórico Campo de Montiel, preserva, desde tiempos del medioevo, los tres cultivos mediterráneos de la zona: la vid, el olivo y el cereal. En el corazón de Finca Marisánchez se erige desde 1989 la bodega familiar de segunda generación Bodegas Real.

01Nuestra Meta

Desde el inicio ha consistido en trasladar el concepto del «château» a tierras manchegas y elaborar vinos de alta calidad partiendo de nuestros propios viñedos.

02Nuestra Filosofía

Y también la de nuestra gente es vivir en nuestros vinos la emoción de los cuatro elementos que originan su vida: nuestra tierra arcillosa, la brisa calurosa de los meses de verano, el agua del río Jabalón, y el sol que se filtra en las uvas y las ennoblece con su fuego rojo…

300 Ha
Superficie del Viñedo
10
Variedades de Uva
20
Países Presentes
4000
Visitas Anuales

DescubreNuestra Historia

La historia de estas tierras empieza en tiempos de la Reconquista, siendo por entonces frontera natural entre los Reinos Cristianos y los Musulmanes.

s. XIV
Encomienda de MontielFue el pequeño e histórico pueblo de Montiel el que dio nombre a la comarca y donde tuvo lugar la batalla en la que murió Pedro I «El Cruel» a manos de su hermano Enrique de Trastámara, futuro rey Enrique II de Castilla.
s. XVII
Siglo de OroLos que también recorrieron estas tierras fueron los dos grandes genios del Siglo de Oro español y de las letras universales: Francisco de Quevedo y Miguel de Cervantes. Quevedo habitó a escasos kilómetros en el pueblo de la Torre de Juan Abad donde, actualmente, se puede visitar su casa museo.
s. XVIII
Venta MarisánchezTierras cargadas de historia. Encrucijada de caminos y posada de caminantes, el cortijo Marisánchez, en cuyo centro se levanta Bodegas Real, fue desde el siglo XVII una venta más del Camino Real que unía el levante peninsular con Andalucía y aún hoy recuerda en muchas ocasiones a aquélla época de nuestra historia.
s. XX
Tierra de NoblesNombres de abolengo -como los Marqueses de Melgarejo, nobles ilustres de antaño- se han relacionado con la historia de la Finca, ya que la misma perteneció a una de las ramas de la familia hasta principios de los años 80.
1984
Familia BarrosoLa propiedad es adquirida por la familia Barroso, apasionada por el mundo de la viticultura. Tras un cuidadoso análisis del entorno y de las características del terreno, se comenzó un ambicioso y moderno plan de cultivo de la vid. Para lo que plantaron nuevas extensiones seleccionadas especialmente para este proyecto.
1990
Segunda GeneraciónCon objeto de completar todo el ciclo del programa, en el año 1989 se culminan las instalaciones de la bodega. Se aplica ya entonces la tecnología más moderna en vinificación, siendo así pioneros en la zona. En 1990 se elabora la primera cosecha.

Un espacio inolvidableEl entorno

Los Campos de Montiel, desde la Sierra Morena hasta la Sierra de Alcaraz, tierra dura, llana, noble, como el carácter de sus gentes. Tierra de blancos inviernos y veranos sofocantes, de vientos racheados, de lluvias torrenciales y sequías pertinaces. Allí habita el conejo, la liebre, la torcaz, el zorzal. Todos encuentran su alimento entre los campos de cereal y de olivo, al pié de las encinas y los chaparros y junto a los romeros , tomillos y retamas, donde se cobijan y protegen.

Junto a ellos, camina elegante y siempre presumida la reina del lugar, la perdiz roja. Todos se detienen a beber en los ríos que atraviesan estas tierras , entre los que destaca el Jabalón , afluente del Guadiana y origen del Embalse de la Cabezuela, que cada año nos trae  poblaciones de ánades reales, garzas y cigüeñas, quizás huyendo del barullo de las cercanas Lagunas de Ruidera o las Tablas de Daimiel. Los afortunados que cada día disfrutan de todo lo que la naturaleza ofrece en estas tierras son las gentes de los pueblos mas cercanos, Cozar, San Carlos del Valle, Montiel, Torrenueva, Villanueva de los Infantes, Alcubillas, Valdepeñas. Y es que esta comarca ciudarrealeña atrapa con su extraño influjo. La crudeza manchega. La belleza manchega.